INTRODUCCIÓN

 
 
Ubicado en el corazón del Desierto Chihuahuense, Lerdo es un municipio con alta riqueza de capital natural (biodiversidad y recursos naturales propios de las zonas semiáridas). Además cuenta con la singular presencia del Río Nazas en su último trayecto “vivo” (desde la cortina de la Presa Francisco Zarco hasta el paraje conocido como Los Puentes Cuates), lo que lo hace único en éste sentido como parte de una de las zonas metropolitanas más grandes de la República, la Comarca Lagunera.
 
Sin embargo no estamos exentos del inevitable impacto provocado por las actividades humanas, que históricamente se han beneficiado del patrimonio natural. A nivel mundial, el uso irracional, el sobre aprovechamiento y los efectos del crecimiento económico, han provocado un severo deterioro de los ecosistemas y de la provisión de los servicios ambientales de los cuales depende la humanidad para su bienestar y desarrollo.
 
Servicios ambientales de:
a) Provisión o abastecimiento como alimentos, agua dulce, madera y fibras, combustibles; b) Regulación del clima (protección contra eventos extremos como inundaciones, olas de calor), control de erosión, regulación de polinizadores, enfermedades, purificación de agua; c) Soporte ecológico como reciclaje de nutrientes, formación de suelo, productividad primaria; d) Culturales como estéticos (belleza escénica), espirituales, recreativos y educativos.
 
Los desmontes, sobreexplotación y contaminación de los ecosistemas, la introducción de especies invasoras y el cambio climático son causas directas de la pérdida de nuestro capital natural, que responden a factores indirectos, como los demográficos, las políticas públicas y el desarrollo tecnológicos errados.
 
El impacto de la actividad humana en la modificación de ecosistemas naturales y la desordenada ocupación del territorio para fines urbanos o de producción agrícola ha exacerbado el efecto de los fenómenos naturales causando desastres con costos sociales y económicos muy elevados.
 
 
 
ORDENAMIENTO ECOLÓGICO TERRITORIAL
 
Existe una alternativa viable para frenar y revertir esos impactos, consiste en un “instrumento de política ambiental cuyo objeto es regular o inducir el uso del suelo y las actividades productivas, con el fin de lograr la protección del medio ambiente y la preservación y el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, a partir del análisis de las tendencias de deterioro y las potencialidades de aprovechamiento de los mismos": el Ordenamiento Ecológico del Territorio.
 
La distribución de los sectores social, productivo y de conservación no corresponde a una distribución geográfica óptima del uso del suelo, esto provoca conflictos entre los sectores y los subsecuentes problemas ambientales.
 
Poder contar con un instrumento de planeación territorial es de importancia prioritaria para identificar, prevenir y revertir los procesos de deterioro ambiental, como la escasez y contaminación del agua, la afectación y pérdida de especies de flora y fauna, la degradación del suelo y la pérdida de la cobertura vegetal, entre otros, además de disminuir la vulnerabilidad de las poblaciones humanas ante eventuales desastres naturales.
 
 
 
MARCO JURÍDICO
 
La Constitución, en sus artículos 25, 26 y 27, establece los principios de planeación y ordenamiento de los recursos naturales en función de impulsar y fomentar el desarrollo productivo con la consigna de proteger y conservar el medio ambiente. Considera además, la participación de los diversos sectores de la sociedad y la incorporación de sus demandas en el plan y los programas de desarrollo. Los artículos constitucionales 73, 115 y 124 definen las facultades tanto de la federación, como de los municipios y de los estados en el ámbito ambiental.
 
Las bases para la formulación del Ordenamiento Ecológico se definen y establecen en los artículos 1, 2 y 3 de la LGEEPA. Mientras que en el artículo 17 de esta ley, se indica la obligatoriedad de la observancia de este instrumento, en el esquema de planeación nacional del desarrollo. En su capítulo IV, Sección I "Planeación Ambiental", artículo 19, establece los criterios que deben considerarse en la formulación del Ordenamiento Ecológico y en el 19 bis, las modalidades de los programas de Ordenamiento Ecológico (General del Territorio, Regionales, Locales y Marinos). Los artículos 20 al 20 bis, establecen las instancias y los órdenes de gobierno a quienes compete la formulación de las diferentes modalidades del Ordenamiento Ecológico así como los objetivos que deben cumplir dichos programas.
 
 
 
OREDNAMIENTOS ECOLÓGICOS LOCALES (OEL) O MUNICIPALES
 
Son procesos de aplicación local, expedidos por las autoridades municipales y liderados por los propios ayuntamientos, usualmente a través de la autoridad ambiental. Estos procesos locales pueden contar con la participación de los gobiernos estatal y federal, mediante la firma de un convenio de coordinación.
 
Como lo establece la LGEEPA, el objetivo del ordenamiento ecológico local es regular los usos de suelo fuera de los centros de población, así como establecer criterios de regulación ecológica para la protección, preservación, restauración y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales dentro de los centros de población.
 
El ordenamiento ecológico no es el único instrumento del que disponen los municipios para planear y regular las actividades productivas y el uso del suelo. Por ejemplo los Planes de Desarrollo Urbano (PDU) que regulan el uso del suelo dentro de los centros de población.
 
ANÁLISIS DEL MUNICIPIO PARA LA APLICACIÓN DEL ORDENAMIENTO ECOLÓGICO
 
¿Para qué ordenar el territorio?
Para aprovechar los recursos naturales de forma sustentable y evitar conflictos entre los sectores por el uso del territorio.
En este sentido, el OEL se puede definir como la expresión espacial de las políticas ambientales, económicas, sociales y culturales.
 
¿Qué problemas o conflictos se atienden con el ordenamiento ecológico?
Cuando dos sectores tienen interés por el uso del mismo espacio o recurso para desarrollar sus actividades, el ordenamiento ecológico ayuda a resolver conflictos intersectoriales como:
 
• El crecimiento de las zonas agrícolas hacia zonas de recarga de acuíferos.
• El crecimiento desordenado de las zonas industriales.
Las autoridades del ayuntamiento deben establecer los principales problemas y conflictos que el municipio requiere atender mediante el Programa de Ordenamiento Ecológico Local.
 
¿Cuáles son los beneficios del ordenamiento ecológico?
 
Como instrumento de planeación permite al municipio:
 
• Orientar inversiones gubernamentales.
• Apoyar la elaboración de planes y programas.
• Orientar y sustentar las autorizaciones y los dictámenes ambientales referentes a los usos de suelo.
• Dirigir prioridades de atención, inversión y gastos a zonas de mayor prioridad.
• Sustentar la solicitud de apoyos financieros para establecer y desarrollar programas que permitan atender los principales problemas ambientales.
 
 
¿Cuáles son las consecuencias de no planear?
 
La falta de planeación puede causar problemas ambientales y conflictos que incluyen la alteración de los ecosistemas, asentamientos irregulares en zonas de riesgo o prioritarias para la conservación, escasez y contaminación del agua, entre otros. Además, los impactos ambientales conllevan repercusiones económicas y sociales en el municipio.
 
 
Si ya inició el OE en el municipio ¿por qué continuarlo?
 
El OE no termina con su decreto en el periódico oficial, sino que es un proceso continuo que trasciende los periodos de gestión de los ayuntamientos y requiere atención permanente. Por ello, es importante establecer las bases para que las administraciones subsecuentes continúen el proceso e incorporen las experiencias adquiridas.
 
En apego a la transparencia y la rendición de cuentas, el municipio está comprometido a ejercer de forma eficiente los recursos financieros asignados al Programa de Ordenamiento Ecológico, de manera que deberá dirigir sus esfuerzos, no sólo a decretarlo, sino asegurar su instrumentación.
 
Es necesario enfatizar que al ser decretado, el POEL será de observancia obligatoria para las autoridades, dependencias y entidades involucradas.
 
PARA SABER MÁS:
 
http://www.ine.gob.mx/ordecol
http://www.semarnat.gob.mx/temas/ordenamientoecologico/Paginas/OrdenamientoEcol%C3%B3gico.aspx
http://www.semarnat.gob.mx/temas/ordenamientoecologico/Documents/documentos%20ordenamiento/guia_oet_municipios/Guia%20OET%20CD.pdf
 
 
 
 
FASES DEL PROCESO DE ORDENAMIENTO ECOLÓGICO
 
2.1 Formulación
 
Fase donde se plantean los mecanismos e instrumentos para llevar a cabo el OE:
 
1. Firma del convenio de coordinación.
2. Instalación del Comité de Ordenamiento Ecológico.
3. Integración de la agenda ambiental.
4. Diseño y construcción de la bitácora ambiental.
5. Elaboración del estudio técnico.
 
2.2 Expedición
Es el proceso que debe seguir la autoridad para decretar el programa y darle legalidad al OE. Incluye la realización de la consulta a la ciudadanía y la publicación del POEL.
 
2.3 Ejecución
Es la fase donde se aplica el OE como instrumento normativo y de planeación. En el primer caso, el gobierno utiliza el OE en el proceso de evaluación de proyectos de desarrollo o cambios de uso del suelo; en el segundo, se implementan estrategias ecológicas y criterios de regulación ecológica mediante la ejecución de programas de gobierno, la coordinación de acciones sectoriales y la aplicación de los instrumentos de gestión, para el cumplimientos de los lineamientos ambientales.
 
2.4 Evaluación
Es una de las fases más importantes, pues determina el grado de cumplimiento, tanto de los acuerdos del proceso de OE para reformular el programa, como de los lineamientos, estrategias y acciones.
 
ETAPAS DEL ESTUDIO TÉCNICO
 
4.1 Caracterización
 
En esta etapa se buscan dos objetivos básicos: determinar los atributos ambientales del territorio a ordenar y cuáles de estos atributos busca cada sector económico para satis-facer sus intereses.12 Por tanto, debe contener la descripción física, biológica y socioeconómica del área de estudio, así como la identificación y ponderación de los recursos naturales o condiciones del medio13 que requieren los sectores productivos y de conservación para el desarrollo de sus actividades (figura 7).
 
4.2 Diagnóstico
 
En esta etapa se identifican y analizan los conflictos de tipo ambiental, se realizan análisis de aptitud para cada sector (figura 8) y se delimitan las áreas a preservar, conservar, proteger o restaurar, así como las que requieran medidas de mitigación para atenuar o compensar los impactos ambientales adversos. El diagnóstico implica el análisis de compatibilidad entre sectores, de la aptitud del territorio para el desarrollo de las actividades sectoriales y de los conflictos y sinergias entre sectores por el uso del territorio.15
 
4.3 Pronóstico
 
Se examina el desenvolvimiento de los conflictos ambientales a partir de la predicción del comportamiento de las variables natural, social y económica que influyen en el patrón de ocupación del territorio. Se predice el comportamiento de los atributos ambientales que determinan la aptitud del territorio para sustentar las actividades de cada sector; si la aptitud por sector en el área a ordenar se modifica con el tiempo, las causas y dónde se presentan esos cambios, y si, a partir de las modificaciones, existen ajustes en los mapas de aptitud por sector o se modifican zonas de conflicto identificadas.
 
4.4 Propuesta
 
En esta etapa se elabora el programa de OE, donde se señalan regulaciones en el uso del suelo. En su realización, el consultor debe minimizar los conflictos ambientales y maximizar el consenso entre los sectores para dar mayor efectividad y legitimidad al proceso. Se generarán diferentes productos que es posible se presten a confusión, por lo que a continuación se explican brevemente (figura 9):
Mapa de Unidades de Gestión Ambiental (UGA). Es la representación geográfica del área de estudio dividida en zonas de acuerdo con los criterios de regionalización empleados por el consultor. Estas unidades se denominan Unidades de Gestión Ambiental (UGA).16
Posteriormente, para cada Unidad de Gestión Ambiental se diseñan las estrategias ecológicas para alcanzar la meta, las cuales incluyen los planes y programas que debe emprender el gobierno. Los criterios de regulación ecológica son aspectos generales o específicos que norman los diversos usos de suelo en el área de ordenamiento e incluso de manera particular en el ámbito de las UGA.
El mapa de Unidades de Gestión Ambiental y los lineamientos conforman el Modelo de Ordenamiento Ecológico; éste y las estrategias ecológicas integran el Programa de Ordenamiento Ecológico.

 

 

 

 

 

 

 
Copyright © 2019 Bitácora Ambiental del Ordenamiento Ecológico de Lerdo. All Rights Reserved.
Joomla! is Free Software released under the GNU/GPL License.